The wolf and the sheep | Éric Von Halen. VqvGDdq
Conectarse

Recuperar mi contraseña

The wolf and the sheep | Éric Von Halen. G1fRczD
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 29 usuarios en línea en la fecha Sáb 13 Mayo 2017 - 5:21


Lucy
Admin

Azael
Admin

Astrid
Mod

HAWK-SAMA
MASTER

HAWK-SAMA
MASTER

HAWK-SAMA
MASTER
El foro de Nanatsu no Taizai World se reserva todos los derechos sobre las tramas creadas por la administración; el skin ha sido obtenido de Hitskin y modificado para el uso del foro, al igual que las imágenes, los créditos son otorgados a sus respectivos autores. Todas las tablas son creación propia de Azael. Queda prohibido el uso o replica de contenido de Nanatsu no World sin la previa autorización de los fundadores. Di no al plagio.
Hermanos
El secreto de Gambrinus
Afiliados Élite
Crear foro
© TAIZAI NO MASTER

The wolf and the sheep | Éric Von Halen.

Ir abajo

The wolf and the sheep | Éric Von Halen. Empty The wolf and the sheep | Éric Von Halen.

Mensaje por Kaede el Lun 23 Sep 2019 - 21:46

Era un hecho sabido que en mi corazón albergaba una gran curiosidad por descubrir cada cosa que me rodea. Cada día era diferente, a pesar de la monotonía en la que que se repetían mis quehaceres; al menos en la agudeza de mis sentidos, siempre intentaba percatarme de los pequeños cambios que a ojos de cualquiera podía pasar desapercibido. Ciertamente, a pesar de aquella alegría que solía embriagarme, una pizca de tristeza o quizás aburrimiento alteraba mi rostro y aquella sonrisa tan cotidiana que podía regalar sin tapujos, ahora era reemplazada de unos labios fruncidos en una apretada línea recta y una mirada compungida.

Aquel día me había despertado muy temprano como de costumbre, casi al alba. Con pereza me levanté de la cama y en movimientos sistematizados, me dirigí hacia el armario para escoger la ropa que usaría, para luego encaminarme con ésta entre mis manos hacia el cuarto de baño, donde tomaría una larga ducha. Tras una media hora, me encontraría en la cocina del orfanato que manejaba para organizar la minuta del día, teniendo como rasgo característica predominante la mirada severa hacia los trabajadores. En aquella estancia, sólo se escuchaban los pasos dudosos de los cocineros en conjunto de los golpes de los cuchillos contra las tablas y sartenes friendo, mientras preparaban el desayuno, mientras yo por mi parte  me encontraba en medio de aquel espectáculo gourmet vistiendo cual musa un largo vestido de lino blanco ceñido al cuerpo que llegaría hasta los tobillos, teniendo como detalle en ambas mangas un largo corte en sentido vertical para enseñar coquetamente los hombros y brazos; además de adornar los costados de mi cabeza con adorables lazos con flores de loto. —En un par de minutos el desayuno debe estar servido... iré al comedor para organizar a los niños...— Comenté con cierto tono cansado en mi voz, que por suerte notaría mi hermano, el cual sugeriría que tomara un descanso por el día, cosa que a regañadientes aceptaría.

Tras un par de horas siendo cercano al medio día, me encontraría caminando hacia las afueras del pequeño pueblo en donde vivía. Como al inicio del día, el sol se encontraría en su ápice iluminando y abrasando con su caluroso brillo de verano, detalle que disfrutaría a sobremanera. El calor resultaba ser sutilmente sofocante, cosa  que resaltarían en mis mejillas rojizas en reacción, más para mi suerte hallaría un nuevo puesto de comida que había aparecido de la noche a la mañana. El lugar era bastante peculiar, por lo que mis ojos se iluminaron cual niña en navidad al notar el novedoso lugar. Con una ilusa sonrisa que parecía ser la panacea para cualquier mal ante el adorable semblante que portaba, correría hacia las pequeñas escalinatas que abrían paso a aquel restaurant, más al llegar al ultimo escalón mi pie derecho trasbillaría contra éste y caería en cámara lenta de espaldas al césped, soltando un agudo y asustado grito al instante.


Última edición por Kaede el Mar 24 Sep 2019 - 11:55, editado 1 vez (Razón : Saqué el code, porque se veía feo (?))
Kaede
Kaede


Mensajes : 19

Volver arriba Ir abajo

The wolf and the sheep | Éric Von Halen. Empty Re: The wolf and the sheep | Éric Von Halen.

Mensaje por Éric Von Halen el Lun 23 Sep 2019 - 22:41

Era realmente un sitio curioso, un lugar extraño para que Éric, criminal del bajo mundo y tendedero de otra taberna, estuviese ahí. Pero no tenía alternativa, el sol de ese momento le proporcionaba todo lo que no quería para viajar, pues temía tener un mínimo de contacto con los rayos ultravioletas y quemarse. Por ello, se sentó cerca de la cima de la estructura, tapándose por un pequeño tejado. Había escuchado de ese lugar antes, de hecho, pero no lo había visitado antes, hasta ese día, que coincidió con una gran hambruna, su cuerpo pedía sangre y no podía evitar pensar en morder todo lo que se encontrase en su camino. No obstante, todo cambió de un momento a otro. Aconteció la llegada de una chica, que para él era una simple adolescente, excepto por el aroma. Era equiseto el olor que expedía y aspiró fuerte para sentirlo al completo. Fue su primera y única tentación del día. Se acercaba visiblemente motivada, y él no dudaría en actuar, pero todo cambió cuando cayó. Le extrañó que alguien se callera de esa forma, pero no podía dejar que su comida se estropeara, así que se colocó su sombrero y fue veloz hasta caer al suelo e ir con ella. Unas personas veían de lejos la escena, y él dudaba: “¿La muerdo o no la muerdo? Mierda”, y es que no podía, no con esas miradas y el sol detrás de él. Así que ayudó a levantarla, como si se preocupara realmente por su salud física, cuando sólo quería alimentarse de su sangre aparentemente humana.

— ¿Estás bien? Espero no te hayas hecho daño. Sé de medicina. —
Mentía, pero era lo de menos, era el momento perfecto, así que alzó la voz un poco esta vez. — Usted chica, ¿Puede habilitarme una habitación? Uh, no, no, se ve algo grabe, hay que curarte enseguida.

Parecía ser una buena persona, pero no era más que un lobo disfrazado de oveja, esperando encontrarse con ella en soledad y sacar los colmillos a relucir. Tuvo que encorvarse para poder llegar a su tamaño y hacerle de soporte, para que pudiese caminar. Aunque realmente, ella podía caminar sin problemas, la exageración estaba de por medio, para que no dudase en que una asistencia en su herida mínima, era necesaria. Miró hacia adentro, donde la chica se acercaba. Aparentemente sí le darían la habitación. Ahora sólo esperaba que ella no se negase, sino la tendría muy complicado.

Y es así, como el joven vampiro, pasó de estar sentado esperando a su víctima, a estarla “ayudando” con el fin de alimentarse, lo que él no sabía es que ese dejaría de ser un día común y transcendería de todos los demás, ni que ella se convertiría en una persona de importancia en su desgracia de vida.
Éric Von Halen
Éric Von Halen


Mensajes : 31

Volver arriba Ir abajo

The wolf and the sheep | Éric Von Halen. Empty Re: The wolf and the sheep | Éric Von Halen.

Mensaje por Kaede el Mar 24 Sep 2019 - 11:55

La brisa amainaba contra mis cabellos para desprender el agradable aroma a jazmín tan común que tenía mi cuerpo, mientras avanzaba a paso veloz y un poco torpe hacia las escaleras. Uno, dos , tres y cuatro, serían mis pasos rápidos e impacientes para abrir las puertas del inusual lugar, más al llegar al quinto escalón, terminé cayendo hacia atrás. La caída fue lenta, pero el impacto fuerte, finalizando con mis glúteos azotándose contra el césped al igual que mi cabeza. Tardé un par de segundos en reaccionar para luego soltar un ahogado grito, mientras mis ojos se volvían llorosos por el susto del momento, más ninguna lágrima saldría de ellos. Me sentía una tonta de tomo y lomo, y la vergüenza se reflejaba en mis mejillas sonrosadas en conjunto de la respiración agitada que se lograba escuchar. Por suerte no había nadie al rededor, o al menos eso creía.

Lo que me parecían horas, habían sido segundos, para cuando un extraño sujeto se acercó a mi auxilio. Mis orbes se dirigieron a los suyos con extremo miedo, iba a lanzarme a llorar en cualquier momento como si de una niña pequeña se tratase. —Sí... estoy bien...— Dije de manera suave y delicada, aunque notoriamente forzosa ante la conmoción, al mismo tiempo que me dejaba levantar por aquel hombre. —Es... es sólo que hace mucho que no tenía una caída así... ¿Uh, medicina?— Agregué de manera rápida y atropellando mis palabras, estando algo nerviosa por la presencia del contrario. 'Había escuchado bien? ¿había pedido una habitación? Estaba completamente segura que el cuerpo me dolía al estar resentido por la caída, pero no era para tanto. —¡NO!... digo... no, no es necesario... no vivo muy lejos de aquí, y no me duele tanto... —Dije una vez que el chico pedía la habitación para intentar zafarme de aquella situación, más cuando iba a retroceder,  sentí una punción en mi tobillo derecho que fue en donde había recibido aquel golpe antes de caer. Sentía la piel arder, quizás la madera había lastimado mi piel, y probablemente tendría que tener una herida poco significativa, sin embargo, molestaba como nunca. —Supongo... que estaría bien que descanse por un momento... — Dije dudosa a su vez que dedicaba una leve sonrisa al muchacho mientras fijaba mis orbes color olivo sobre él.

Una vez me abracé a él, para encaminarme a las habitaciones, recordé todas las veces en que mi padre me advertía de sobremanera en no irme con extraños, que no les hablase y ni siquiera me detuviera a escucharlos, ya que en este mundo hay extrañas sorpresas que pueden resultar fatídicas. Entonces... ¿¡Qué diablos hacía en este momento!? Realmente no lo entendía, yo también sabía de medicina, pero aquí estaba.... abriéndome paso entre la gente para pasar por un largo pasillo hasta llegar a una habitación bastante simple, con un hombre que no sabía ni siquiera su nombre. Estaba nerviosa, y mi corazón latía con fuerza mientras mi mirada se dirigía de un lado a otro como si buscase escapar, para luego terminar observando de reojo al chico. No temía por él, siempre he creído en las buenas intenciones de la gente; lo que sí sentía, era la reprimenda de mi padre al enterarse de esto.

Muchas gracias, de verdad lamento las molestias... no es tan grave como parece... soy algo torpe y mi cuerpo se lastima con facilidad, pero en un momento me recompongo, no es necesario que se quede... — Dije una vez al entrar a la habitación y soltarme de su agarre, para ir a saltitos hasta la cama y sentarme en el borde de ésta. El lugar era de madera por completo, tenía una cama pequeña y de mantas blancas la pared que tenía una amplia ventana, y al costado izquierdo del catre había una pequeña y delicada mesa de noche, con una lámpara simple en su superficie. El lugar era bastante austero, todo indicaba que eran para los viajeros que iban de paso. — Tengo un poco de dinero... no lo suficiente como para pagarle por su buena voluntad, pero sí para invitarlo a alguna cosa que desee servirse aquí. —Agregué finalmente con una amplia sonrisa que enseñaría los perlados dientes que portaba, sin apartar en ningún momento la mirada de él, que a pesar de ser algo acosadora por la persistencia, se mantenía dulce e inocente. Rápidamente llevé mi pierna derecha sobre la cama para, que con ambas manos levantar el borde inferior de mi vestido y enseñar el tobillo lastimado con un rasguño pequeño con rastros de sangre seca. — Quizás se trate de una contusión... —Dije en un susurro audible, mientras observaba mi tobillo que lentamente tomaría una coloración violácea.
Kaede
Kaede


Mensajes : 19

Volver arriba Ir abajo

The wolf and the sheep | Éric Von Halen. Empty Re: The wolf and the sheep | Éric Von Halen.

Mensaje por Éric Von Halen el Miér 25 Sep 2019 - 1:49

La cercanía en la que estuvo al posarse en él, le dio la oportunidad de suspirar aún más aquel olor. Era realmente tentador, más para ese momento en el que tenía tanto tiempo sin un alimento decente, así que no dudaba en que sus palabras causarían efecto, y así fue. Luego de negarse unas cuantas veces, cedió, y él se alegraba, aunque su postura era la normal, como si realmente estuviese preocupado por su estado de salud. Lo cierto es que sólo le importada que llegase a la habitación, se pusiese cómoda y estaría lista para él disfrutar. Justo cuando traspasaban el portal, él llamó a la chica que les recibió, señalando luego el menú. Quería hacer un pedido, pero con otra seña, dio a entender que para luego. La habitación era sencilla, sí, en efecto, pero tenía una silla, aparte de la cama, donde él se sentó mientras ella se ponía cómoda.

Le escuchaba hablar, sólo observando, primero el vestido, que parecía de chica muy decente, luego el tobillo, que sí, se notaba hinchado, y luego su expresión u tanto triste. Se levantó, vio ese como el momento crucial para hacer sus acciones, y disimuladamente cerraba la puerta apara acercase, mientras hablaba.

— Pareces saber algo del tema. — Dijo aquello al no saber qué era una contusión. — Pero si, tienes una. Por mi percepción, tenías razón antes, pero deberías descansar. Sí, te dejaré sola luego de examinar, ¿Te golpeaste otra parte del cuerpo?

Y sin tardar, ignorando si había hablado o no, se acercó a su cuello, mirando el pie, y al estar lo suficientemente cerca, fue a este. Abrió su boca como una fiera asesina, pues su impaciencia era tanta que no le importaba que estuviese despierta, o adolorida ya. Usó su mano para girar su cabeza al otro lado, dejando toda el área libre. Y no duró mucho, en menos de dos segundos, sus colmillos ya salían, dejando un hilo de sangre tras de sí. Pero notó algo: Esa sangre no era normal. Tenía un sabor muy natural, bien alimentado, y sin embargo, no era lo que buscaba. Su mente se perdió en un vacío, todo en blanco.

Resultaba que para ese tiempo no conocía a los druidas, sólo a los demonios y a otros vampiros. Se lamió, y cerró los ojos. Nunca antes se había precipitado tanto por una presa y sin embargo, esta vez la sensación era totalmente diferente. No estaba saciado, pero no quería más de lo que pudiese proveer aquella persona, que él consideraba humana. En su mente apareció ella, aún con los ojos cerrados, la visualizaba, era bonita, tan inocente y serena, sin miedos, confiada... Su pensamiento llegó hasta ahí, con una sensación de real eternidad, cuando aún estaba alejándose de aquel cuello.

Ese día, en una taberna móvil, con tejado extraño y comida mala, Éric sufrió un cambio emocional y extraño, inesperado, dejando la arrogancia atrás y abriendo espacio para cosas nuevas, como lo era eso. ¿Qué era? No lo sabía, pero ahora le importaba. Sí, realmente una persona ajena a él, que era en principio un simple alimento, y ahora resultaba que le importaba. Sólo que no se esperaba lo que ocurriría a continuación, pues su mente estaba fija en que sería una vampiresa en uso pocos minutos de transformación.

El destino le tenía preparado otro futuro cercano.
Éric Von Halen
Éric Von Halen


Mensajes : 31

Volver arriba Ir abajo

The wolf and the sheep | Éric Von Halen. Empty Re: The wolf and the sheep | Éric Von Halen.

Mensaje por Kaede el Miér 25 Sep 2019 - 21:12

Me encontraba absorta sobre la cama, tocando con la punta de mis dedos aquella contusión violácea que se apoderaba de mi tobillo, ¿dolía? Pues sí. Pero nada que no se pudiese aguantar, si contaba con la suficiente valentía. — ¿Uh? La verdad es que algo sé de medicina… he leído e instruido bastante… esto es algo que necesita nada más que hielo, o quizás una pomada de hierbas para que logre deshinchar. — Dije calmada y acariciando con los dedos aquel moretón, a su vez que observaba disimulada y detenidamente al muchacho que se encontraba sentado en una silla frente a mí — Realmente no quiero molestarlo… no es nada, una caída algo brusca… pero ya ha hecho lo suficiente por mí… si sigo ocupando su tiempo en algo tan nimio, no sabré como recompensarle… — Agregué avergonzada y de manera rápida, mientras mis mejillas denotaban un tierno rubor al dedicarle una cálida sonrisa a aquel extraño, que ahora se ponía de pie súbitamente para observar lo que parecía ser mi tobillo. Más en cuestión de segundos, sentí como tomaba de mi rostro y lo alzaba. Para luego ahincar sus dientes en mi piel.  Dolía como nunca, pero aquel breve momento de tortura había sido tan efímero que no me había dado oportunidad de gritar.

Estaba asustada, y mi piel morena se había teñido de un níveo color. Sentía el corazón bombear con tal fuerza que parecía que iba a explotar, mientras observaba con ojos de cordero asustado a aquel fiero cazador. El habla no salía, más recordaba todos aquellos cuentos de mi madre, ¿Es que acaso los vampiros eran reales? ¿había aún más maldad en este mundo, gente como él tomando lo que no le corresponde y aún más por sorpresa? Me sentía impotente y enfurecida, aunque a su vez sufría una ambivalencia de sentimientos… ¿Y si él de verdad lo necesitaba… y sólo no sabía como pedirlo?... Entre tantos libros que había leído, existía uno que pintaba a aquellos seres como algo noble, que esto no era más que un reflejo de preservar su existencia. Pero qué, qué era lo que debía hacer. Sinceramente no tenía la menor idea.

Fue un lapsus de corto tiempo, hasta que logre recomponerme y soltar un grito ahogado y casi inaudible, al mismo tiempo que huía sobre aquella cama hasta acorralarme contra la pared mientras envolvía mi cuerpo en un abrazo de mis propios brazos. — ¿¡Qué es usted!? — Pregunté con una clara inocencia, intentando obviar todos aquellos pensamientos que había tenido hace un momento. El miedo en mi era casi palpable, mientras aquel sudor frío brotaba desde mi frente. —¡Esto no está bien! — Chillé con los ojos llorosos, ante aquella violación de espacio personal. —Usted ha dicho que me examinaría, por mi bienestar… y me ha engañado… — Agregué sorbeteando con la nariz. Exactamente igual como cuando los niños intentan no llorar.

Sentía una injusticia enorme contrayendo mi pecho, más la expresión del sujeto parecía compungida y extrañada. ¿Será que de verdad necesitaba hacer eso? ¿Quién es usted?— Pregunté dudosa, para luego poner la zurda sobre aquella herida en mi cuello. —¿Porqué lo ha hecho?... no planea… usted comerme o descuartizarme ¿Verdad?— Finalicé nerviosa mientras mis ojos buscaban cualquier punto libre para poder escaparme cuanto antes de aquella habitación.
Kaede
Kaede


Mensajes : 19

Volver arriba Ir abajo

The wolf and the sheep | Éric Von Halen. Empty Re: The wolf and the sheep | Éric Von Halen.

Mensaje por Éric Von Halen el Vie 27 Sep 2019 - 17:26

El movimiento rápido, su alejamiento y sus palabras se accionaban mientras el letargo de Éric continuaba, ni siquiera terminaba de ingerir la sangre que se veía en contraste con sus dientes blanquecinos, sus pupilas se dilataban como si recordara algo muy malo de su pasado y su respiración se detenía. Irónicamente, ambos se hacían la misma pregunta. ¿Qué era ella? Para cualquiera sería fácil de identificar su raza, origen y actitud. Él tanteó levantarse y no pudo, era realmente inesperado todo aquello, y fue la primera vez que aceptó haber cometido un error.

— ¿No te convertiste?

Un nudo en la garganta aconteció a su garganta. Cerró los ojos y los abrió nuevamente, ingiriendo la saliva que estaba en su boca. Le miró directamente y pasó su mano por sus labios y luego bajó la mirada y vio ese rastro de sangre, de un olor tan sacro que no pudo evitar suspirar fuerte y absorber todo lo que esta le cedía. Finalmente pudo levantarse y dejar ver todo su cuerpo, y el traje de color negro que le acompañaba. Se daba cuenta en su interior, que hacer aquello realmente afectaba a las personas, de una forma u otra, y estuvo a punto de romper cuando decidió rechazar ese sentimiento de culpa que por primera vez en su vida sentía.

— Lo necesitaba. Pero ahora me has hecho sentir mal. ¿Hay una forma en que pueda compensarlo? Y aún tengo hambre, supongo me iré de acá y buscar presas que merezcan de ese dolor que has sentido.

Fue muy duro y concreto al hablar, manteniendo esa seriedad que desde su nacimiento le ha acompañado. Pero todo eso fue provocado por su reacción, pues bien pudo convertirse en una vampiresa, o en caso contrario, haberle pegado y ni huido. ¿Realmente había una persona tan inocente en la vida como para reaccionar así? Aunque supuso que todo fue por su cualidad de niña pródiga que evitaba la transformación.

— ¿Estás bien?

De nuevo empezó a hacer preguntas que de verdad no le interesaban realmente, sino que estaba a la luz del día, rodeado de guerreros que fácilmente podían matarlo en unos cuantos segundos, y si ella los alarmaba, no podía huir con libertad, así que se vio obligado a “negociar”, cosa que ciertamente no era la primera vez que le tocaba hacer, pero estaba muy fuera de su actuar común y sus deseos.

— No te comeré. No lo haré, y por ningún motivo lo haría. Sólo tenía hambre.

Culminó y se sentó nuevamente, con la cabeza a gachas, como si estuviese arrepentido. Aunque lo hacía para evitar ver qué hacía ella, pues si se iba, preferiría no saberlo hasta que sonase la puerta. Aunque si lo hacía, la buscaría hasta el fin del mundo.

— Toma, para que te limpies. No es muy grave, sólo que esa zona sangra bastante. Si quieres, me voy.


Pensaba que ella dejaría que él se fuese y todo quedaría ahí. Aunque no quitaría el hecho de que esa sangre era muy tentadora para cualquier vampiro. Le tendió un pañuelo para que se limpiara y quedó ahí, expectante a lo que haría ella. No esperaba nada precisamente, sólo que todo aconteciese de una forma que no le afectase negativamente. Y de nuevo, su orgullo y maldad triunfaban sobre él.
Éric Von Halen
Éric Von Halen


Mensajes : 31

Volver arriba Ir abajo

The wolf and the sheep | Éric Von Halen. Empty Re: The wolf and the sheep | Éric Von Halen.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.